El sabor de la Noche

martes, 30 de marzo de 2010


Gota tras gota acariciaba mi cintura

resbalaba hasta mis muslos
y se evaporaba en los pies
mientras que el cuerpo se enfriaba
y al mismo tiempo renegaba del calor.

Las manos se movían
al compás de las caderas
mientras mas fuerte era el movimiento
estas se comenzaban a perder en un interminable vals de placer.

Los pezones levantados
como una flor que sale con el sol
pero al mismo tiempo tímidos ocultos en los senos
al rosarlos el deseo.

Las piernas abiertas dispuestas a entregarse
al placer prohibido pero mas delicioso
aun un poco temblorosas al temor de la adicción.

Los labios carnosos
derretidos en el cuerpo
del perfecto amante.

La cintura envuelta
en las alas de una firmeza
y moldeada con los suspiros de los dedos.

Conforme penetra con firmeza
el silencio se convierte
en un largo gemido de deleite.

Las bocas se encuentran
y mientras las caderas se mueven
en señal de recibir mas de lo pedido
las lenguas se absorben y prueban
el sabor del sexo
el sabor de la noche.

Pronto tus dedos buscan
dentro de mi el punto máximo
que me ara pedirte mas
hasta quedar sin aliento.

Beso tras beso
caricia tras caricia
el chupar y el morder no solo es una sensación
también un abito para alcanzar el éxtasis entre los dos.

Te mueves repetidas veces
pero aumenta el ritmo no solo de tu corazón
si no también de lo que mas
me encanta tener dentro de mi.

Mis gemidos son mas fuertes
estoy apunto de tocar el cielo
con los labios te pido no pares
con mis alas envolviéndote en mi pecho
te grite
para para que me siento ir.

Tu aliento a cambiado
ahora sabe a chocolate amargo
y mi cuerpo ahora huele a tu sexo

Las paredes han callado
no pueden susurrar en los cuartos
la forma en que un orgasmo nos abraza.

Ahora la noche no es solo un vació
ni tampoco el lugar perfecto para dos amantes
ahora la noche es mi encuentro
en un hotel
junto a sabanas de pasión
en donde encontrare
al amante perfecto a mi cuerpo
y el hombre que ha robado mi corazón.

Ahora la noche no sabe amarga
ahora la noche sabe a tu boca
sabe a tu sexo
sabe a deleite , deseo y pasión.